×
Especial Ficción 2021
EDICIONES ANTERIORES
NOSOTROS
COPRODUCCIÓN
FICCIÓN

Las claves de Dopamine para coproducir: ser creativos y hacer un buen negocio

Compartiendo estrategias en la era de las coproducciones, fue el panel de debate en el que participaron productoras como Dopamine, Sony Pictures Entertainment, Buendía Estudios, Portocabo y Fremantle, en el que se abordaron las distintas aristas de esta asociación estratégica para la producción de contenidos. Un modelo de negocios que cambia todo el tiempo, un Lego con distintos niveles, en el que hay que ser creativos y flexibles. Para todos, es un acuerdo de ganar-ganar, pues se suman talentos, recursos, ventanas y mercados. Y se suman aprendizajes

Al inicio de la conferencia Compartiendo estrategias en la era de las coproducciones, Brendan Fitzgerald, VP sénior de Coproducciones Internacionales de Sony Pictures Entertainment, dijo que ‟coproducción es una palabra que se usa muchas veces sin ninguna disciplina”.

Para Laura Miñarro, VP Coproducciones Internacionales de Buendía Estudios, hablar de coproducción requiere varios aspectos; obviamente, que haya más de un productor y que todos sean copropietarios de la obra. Fidela Navarro, CEO de Dopamine, aseguró que la coproducción es muy creativa y tiene aristas. ‟Al final hace posible muchos proyectos”. Desde México, han estudiado varios modelos para coproducir, pero en última instancia, ‟la tarea es la de financiar, participar y esperar hacer un buen negocio”.

Alfonso Blanco, CEO de Portocabo, conversó sobre el caso de éxito de Hierro como coproducción. ‟Fue un proyecto diseñado y preparado para ir a mercados” y buscar alianzas. ‟Seducir a socios desde el contenido, desde una idea singular” y crearlo juntos. ‟También el talento de otro país que te suma. Fue un proyecto que de forma natural, al ser concebido así, viaja mejor”.

Por su parte, Manuel Martí, jefe de Scripted Development LatAm, de Fremantle, comentó que esto es un modelo de negocios que cambia todo el tiempo. ‟Algo que es fundamental es que la idea tiene que ser muy buena, que salte del montón”. Hizo énfasis en la importancia de saber qué modelo de coproducción se quiere: ‟Si se quieren quedar con un poco de backend, no sueñen con ir con la plataforma, quizás la plataforma les da un backend, pero si la plataforma lo muestra en todos los mercados del mundo el mismo día por seis meses, es muy seguro que ese backend esté muy cerca de cero”. Para él, se debe estudiar si se prefiere ir, en ese caso, con algunas televisoras y plataformas locales y con eso tener más control. ‟Si los socios son varios, el riesgo que se tiene es más bajo”. ‟Si pueden vayan de menos a más”.

Martí añadió que es más fácil ahora coproducir con los broadcasts porque ya no están tan negados a ser la segunda ventana como era antes. Blanco confirma que es menos riesgo y da diversidad a la parrilla de los canales.

‟La coproducción es un auténtico Lego con niveles” que pueden ir desde el 1 en el mismo territorio hasta el 10 ‟que no solo trabajas ventanas, sino multiterritorios” aseguró Navarro. Agregó que determinados proyectos requieren ‟un nivel de inversión y una escala de proyecto que si no se logra por esa vía es muy difícil que se logre”. Afirmó que recientemente se ha abierto en Latinoamérica el camino de las grandes distribuidoras internacionales. ‟Antes todos nosotros vendíamos lo que otros producían y ahora solo vendemos lo que nosotros producimos, a nivel de grandes distribuidoras globales antes solo se dedicaban a distribuir y ahora están empezando a invertir, a producir, a coproducir con nosotros los estudios como una alternativa a los originales de las OTT”.

Miñarro finalizó comentando que la coproducción no es un fin en sí mismo, ‟no queremos coproducir porque queremos llegar allí, sino porque la historia lo requiere”. Por eso, todos concuerdan que algunas historias son coproducciones de una forma natural.

TE PUEDE INTERESAR